CEDEHM | Sistema Penal Acusatorio
16169
page,page-id-16169,page-template-default,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-6.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

Sistema Penal Acusatorio

 

El CEDEHM junto con expertas internacionales participó en la reforma para transitar del Sistema Penal Inquisitorio al Sistema Penal Acusatorio y la implementación de los juicios orales.

 

Logrando una legislación con los más altos estándares internacionales en protección a mujeres y niñas víctimas de violencias de género. Consideración de las condiciones particulares del género al dictar la sentencia condenatoria, reconocimiento de las diversas modalidades de la violencia familiar, la violencia familiar como delito de oficio, la prohibición de acuerdos reparatorios y principio de oportunidad en la violencia familiar, audiencias privadas en delitos sexuales, protección de datos personales y penalidad agravada de 30 a 60 años para el asesinato de una mujer.

 

La Coadyuvancia, voz de las víctimas

 

Si bien es cierto que la implementación del Sistema Penal Acusatorio generó expectativas para que se garantizara el acceso a la justicia para las niñas y mujeres víctimas de violencias, lo cierto es que la representación jurídica adecuada y diversas cuestiones estructurales siguen siendo fundamentales para que las mujeres obtengan sentencias justas que prevean también una reparación apropiada.

 

La participación activa de la víctima y la representación jurídica adecuada, constituidas ambas como acusadoras coadyuvantes en el sistema penal  acusatorio—de conformidad con el artículo 20 constitucional—desafían la representatividad monopólica que ejerce el ministerio público, here­dada de una concepción jurídica ancestral y son fundamentales para que las mujeres obtengan sentencias justas que  prevean también una reparación de daño apropiada,  que modifican los esquemas jurídicos tradicionales que limitan el acceso a la justicia para las mujeres.

 

Las victimas hacen escuchar sus voces en los tribunales a partir del acompañamiento legal, educativo y psicosocial que el CEDEHM proporciona de manera gratuita. Esto se logra a través de solicitudes de mayor protección para las víctimas, audiencias privadas, evitando salidas alternas injustas y exigiendo reparación del daño integral.

 

Experticia en juicios orales

 

El CEDEHM fue la primera Organización Social en el país, que litiga en el sistema penal acusatorio desde el año 2007. Recibimos capacitación gracias a un acuerdo que se logró con el Presidente del Supremo Tribunal de Justicia en el año 2006. El acuerdo permitió la profesionalización de las abogadas, junto con jueces y magistrados/as, que fue impartida por expertos y jueces chilenos, la oportunidad de dicha capacitación fue importante  para desarrollar el trabajo de Acusadoras Coadyuvantes.

 

Pionera en el litigio estratégico en los delitos de: Feminicidio,  Delitos sexuales,  Violencia familiar, Trata de personas, Incumplimiento de la obligación alimentaria, Sustracción y retención de niños y niñas. Parte fundamental para lograr sentencias más justas y que incluyan reparaciones del daño moral, ha sido la incorporación de pruebas y peritajes psicológicos, médicas, socio antropológicas, psicosociales, entre otras, realizadas con perspectiva de género.

 

Precedentes judiciales

 

En el Centro de Derechos Humanos de las Mujeres de Chihuahua,  estamos trabajando para obtener resoluciones y sentencias sin precedente, dictadas con perspectiva de género, fundamentadas en las convenciones y tratados internacionales que la lucha de las mujeres hemos conquistado, y que sean las herramientas que se utilicen cuando se juzguen los delitos de género. Para que estas leyes y convenciones cobren vida cuando una mujer esté frente a un tribunal y la decisión que se tome pueda ser la diferencia para ella, entre su vida, su muerte, o su libertad.  Esa es nuestra utopía y  por eso luchamos cada día.

 

La relevancia e importancia de contextualizar las violencias de género es fundamental para lograr la sentencia que requerimos en los casos particulares. Buscando siempre que las resoluciones vayan de lo particular a lo general y que las sentencias tengan un efecto transformador en la situación particular de las víctimas, del resto de las mujeres y sociedad en general. Hemos logrado sentencias que visibilizan, reconocen y sancionan las distintas violencias de género, la preponderancia de declaraciones de niños, niñas y mujeres víctimas de delitos sexuales, reparaciones de daño integrales y sanciones para pederastas.